El himno del club deportivo fue creado en 1933 por un conjunto de estudiantes de arquitectura de la Universidad de Chile, quienes inspirados en la noche a bordo del barco Reina del Pacífico, que se dirigía a Antofagasta, crearon la letra y los versos, mientras que Julio Cordero Vallejos, miembro de ese grupo de estudiantes, compuso la melodía y acuñó la frase Romántico Viajero, como nombre oficial del himno. Luego, Cordero mandó a inscribir a su nombre el himno y la letra a la Biblioteca Nacional, por lo que se le reconoce la autoría oficial, pero reiterando siempre que la letra fue aporte de todos sus compañeros de viaje.

Estos hechos explican por qué el himno no habla de fútbol o deporte, sino que se basa en sueños de viajes de un grupo de camaradas, brindando por la Universidad.