Por Edwin Kako Vazquez - Saludos amigos es un placer para mi persona llevarles a ustedes casos, cosas y curiosidades del deporte de los puños, el boxeo. Mi avioneta deportiva del pasado me indica que vamos a la noche del 24 de marzo de 1962, Bernardo ” Benny Kid” Paret de enfrenta Emile Griffith. El ambiente estaba cargado, se podía notar en el público, esta pelea resultaba ser una gran batalla entre dos colosos del ring, pero con una diferencia, había algo personal entre los dos boxeadores ( antes del combate Paret le dijo a su rival al oído eres un maricón”), algo que enfureció más a Griffith.

Amigos la muerte siempre ha rondado los cuadriláteros y es imposible desconectarla del ambiente. Si vamos al pasado los boxeadores peleaban a puño limpio y el límite de la pelea era ver un cuerpo inerte de alguno de estos combatientes sobre el tinglado. Muchos púgiles han dejado sus esperanzas y su vida en la búsqueda de una oportunidad para llegar a esa gloria y ganarse algunos dólares.

El Madison Square Gardens luce repleto y el humo del cigarrillo vuela felizmente por el aire como una gaviota libre, las gente murmuran cosas. Ante de la pelea los fanáticos se liaban a trompadas casi todos los días antes del combate. Los periódicos de entonces no hacían más que especular, en un viejo muro habían pegado unos carteles con letras rojas y azules que decía: Esta noche, Emile Griffith vs Benny “KId” Paret, el momento de la verdad, mis ojos no podían creer lo que veían era una noche llena de muchas expectativas.

La primera pelea que sostuvieron estos dos gladiadores el 1 d abril de 1961, fue una victoria para Griffith sobre Paret que lo había llevado al Título Mundial de los Welter. Esta era la tercera vez que se enfrentaban ambos boxeadores. El 1 de abril del 61, Griffith ganó por KO en el round 13 y el 30 de septiembre de ese mismo año Paret conquistó el título mundial gracias a una criticada decisión de los jueces.

Bernardo Paret Valdez nació el 4 de marzo de 1937 en Cuba, era católico, muy devoto, le gustaba coleccionar música latinoamericana. Era un individuo tímido y dulce que jamás tuvo problemas con nadie en la calle. Peleó por primera vez a los 17 años, gana el campeonato mundial de los welter el 27 de mayo de 1960 ante el norteamericano Don Jordan. Por su parte Emile Griffith nació en las Islas Vírgenes y se hizo cuidadano americano hacia 1965. Combatió en 85 como profesional ganó 72 y perdió 12, en total subió al ring en 22 ocasiones con el título mundial en juego.

Ya esta el anunciador listo para el comienzo del combate, Griffith era el niño mimado del Garden. En los primeros rounds Grifiith estuvo llevando la pelea con ataques insistentes, acosaba a Paret, en el sexto, sin embargo, el cubano, que sangraba por la nariz, con una herida en la ceja derecha y el pómulo izquierdo inflamado, logró descargar un terrible golpe de izquierda para enviar a Emile a la lona por ocho segundos. Paret siguió mandando en el séptimo.

Realmente en el round 12 los dos parecían cansados, forcejeaban, en ese round Paret lucía mal, retrocedió hasta las cuerdas y, dando traspiés, se enredó un brazo en una ellas mientras Griffith, en un segundo aire, como un tigre, se adelantó para castigar al cubano, con golpes diferentes a las dos manos. Paret ya tenía la cabeza fuera de las sogas, colgaba su brazo izquierdo de una de ellas y Griffith seguía pegando, y cada vez que le daba en la cabeza, Benny sufría un doble golpe por que la cabeza pegaba a su vez a la soga.

El referí Goldstein se interpuso entre los dos después de unos siete u ocho segundos que parecieron una eternidad. No tenía que suspender, sencillamente hubiera actuado como tercer hombre del ring para dejar que el campeón saliera del enredo con las sogas y, quizás….quizás…… Pero actuó demasiado tarde, y cuando lo hizo todavía Griffith quería seguir pegando, mientras, libre del monstruo, Paret caía al ring. Estaba gris, los ojos vidriosos, fuera de este mundo.

Una camilla, silencio sepulcral en el Garden, Paret inerte, Griffith en la esquina opuesta aún, era nuevamente Campeón Mundial. Más de media hora pasó hasta que una ambulancia lo condujo al Roosevelt Hospital.

Allí se le hicieron intervenciones en el cráneo para eliminar coágulos de sangre que se habían formado en su cabeza. Griffith dijo a los periodista que “estaba ciego”, no me daba cuenta de lo que hacía en el calor del combate. El 3 de abril de 1962, sin haber recuperado nunca su conocimiento, Bernardo Paret Valdéz, buen muchacho, nos dejó para irse al cielo, la autopsia dijo que una neumonía había terminado con su vida.

EDWIN KAKO VAZQUEZ ESCRITOR E HISTORIADOR DEPORTIVO DE PUERTO RICO